Vísperas de la Batalla, Consuegra

arengaalmoravide

Todo está dispuesto. Ha llegado la hora de la gran batalla contra los rumíes et ya salimos a su encuentro. Hemos cumplido los preceptos del Ramadán con devoción et el Imán recorre las jaimas infundiendo valor et confianza a todos los guerreros. Sus llamadas a la Yihad inflaman nuestros corazones et nos llenan de fuerza.

Algunos andalusíes desean saltarse el ayuno antes de combatir, a cambio de pagar el kaffárah. No parecen haber aprendido de las advertencias de nuestro Emir: “Habéis olvidado los preceptos del Corán et sois esclavos del vicio et los placeres”. Su falta de fe será castigada combatiendo con las manos desnudas.

Debería estar nervioso. Será mi primer combate real, et sin embargo me envuelve una extraña calma. Esta será mi última anotación sea cual sea mi suerte. Acepto con humildad el destino que Dios haya dispuesto para mí, aunque sé con certeza que venceremos. La razón nos asiste et ha llegado la hora de glorificar a Dios por medio del acero. Pronto ondeará sobre el castillo de Qusubra el estandarte ajedrezado de Al-Murabitún. Pronto refrescaremos con sangre infiel la sed de nuestras espadas. Pronto alzaremos minaretes con los cuerpos de nuestros enemigos. Con la ayuda de Dios, venceremos ¡Allah Akbar!

Yaqub ibn al-Hadar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.