Un paseo por Conssogra

zoco

5 de agosto

  Cada día son más las gentes que buscan refugio en la ciudad. Esta mañana, desoyendo los consejos de Jehuda, he salido a dar un paseo por el zoco ¡en maldita hora!

  El asunto ha sido que, mientras curioseaba en el puesto de un vendedor de plantas medicinales, he escuchado, sin yo pretenderlo, la conversación de dos soldados. Uno de ellos, con aspecto más de oso que de persona, no cesaba de proferir maldiçiones contra musulmanes et judios pues son, según él, facedores de conjuros et conspiraciones  et que lo primero que se debería façer es colgar de las murallas a todos los infieles et renegados.

  He notado un sudor frío en mi frente et cuando, con mucho sigilo, me disponía a seguir mi camino, he sentido caer sobre mi hombro el peso de una zarpa enorme, mientras una voz de trueno me gritaba al oído:»¡¡Eh, tú, perro sarnoso!! ¿Qué estabas escuchando? ¡¡Maldito espía!!

Ur ben Ximenón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.