Sevilla

arq_almoravide Jamás creí al Hombre capaz de construir las maravillas que hoy contemplo. Bellos edificios levantados entre el rumor de fuentes perfumado por el aroma de flores que flota en el ambiente. No había visto un río tan grande en mi vida, et no es ninguna sorpresa que su nombre, Wad-el-Kevir, signifique «Río Grande».

 He rezado con mis hermanos en la Gran Mezquita de Isbiliya. Rachid ha dejado caer con cautela que no debería establecer juicios sin haber visto también Qurtuba, que según sus palabras es igualmente bella.

 En un principio me he sentido abrumado por la belleza et el lujo, pero me pregunto si es lícito ante los ojos de Dios que los hombres construyan sus propios paraísos. Los Al-Murabitun estamos acostumbrados a una vida sencilla, et nuestro emir, Yusuf ibn Tashfin, predica con el ejemplo, siendo su jaima et vestimentas tan humildes como las del menor de los soldados.

Yaqub ibn al-Hadar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.