Junto al Guadiana

Al Ándalus en 1097. Los almorávides esperan órdenes junto al Guadiana.     Llevamos dos días acampados al lado del Wadi-Anna sin apartarnos de la vía rumí de Tulaytulah. Nadie nos había dicho el motivo de la parada et los rumores ya comenzaban a inquietarnos. Unos decían que al estar a punto de comenzar el Ramadán hemos de esperar a que termine. Otros afirmaban que el perro Rudriq de Vivar marcha contra nosotros desde Balansia et que el General ibn Havy teme ser derrotado et espera refuerzos. Algunos incluso se atrevían a asegurar que nuestro señor Yusuf ha muerto et  esperamos a Alí ibn Yusuf para ponernos a sus órdenes.

     Afortunadamente Rachid ha roto su silencio et me ha contado la verdad. Al parescer nuestra parada se debe a un movimiento estratégico. Los leoneses de Alfonso han preferido salir a nuestro encuentro en vez de esperarnos en Tulaytulah et marchan hacia el sur. Rachid está eufórico. Dice que asediar Tulaytulah habría llevado meses o incluso años, et que una batalla en campo abierto puede ser ganada fácilmente por nuestros jinetes ligeros. Atravesar las secas tierras de Al-Manxa no debe ser un problema para nosotros, curtidos en las ardientes arenas del desierto, pero pobres de los  que se disponen a hacerlo cubiertos de hierro.

Yaqub ibn al-Hadar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.