Jornada XV

cuestaalmoravides

 Ayer fue una jornada agotadora. El día antes, a la puesta del sol se dibujó en el horizonte la silueta de un enorme castiello, por lo que nada más amanecer hubimos de forzar la marcha en manera que al medio día plantamos las jaimas cerca de las murallas de la ciudad , de la que apenas nos separa el cauce casi seco de un riachuelo. Mi compañero de guardia, Jehudá ben Leví, me ha dicho que aquesta es la ciudad de Conssogra. Segúnt cuenta, él et sus hermanos fueron apresados al tratar de huir de la ciudad et les han dado a elegir: la muerte o luchar por su vida.

Paresce ser que un poderoso exército se ha reunido en el castiello. Todo façe presagiar que, si Dios non los evita, en breve comenzará una gran batalla.

Ximenus ibn Manné 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.