Jornada XII

almofaya

  El castigo sofrido por los desgraçiados que han intentado escabullirse del campamento situado junto a las murallas de la ciudad ha sido horrible. Sólo de recordarlo siento escalofríos. Çiertamente, expirar en la cruz debe haber sido para ellos una liberación et, si alguno de los que aquí estamos había pensado en escapar, non creo que se atreva ya a intentarlo.

El trato que resçibimos ha mejorado de forma radical: Han quemado nuestros harapos, nos han obligado a bañarnos en el río et nos han dado a todos calzón et saya blanca con fajín et turbante amarillos.

Todos los días nos adiestran en el manejo de la lanza, nos dan una hogaza de pan et un suculento potaje. Cinco veçes al día oramos agachados hacia el este.

Ximenus ibn Manné 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.