Destino Consuegra

    La anterior euforia de nuestra marcha se ha apagado en cuanto hemos sabido que los cristianos se han hecho fuertes en el castillo de la ciudad de Qusubra. Según cuentan los exploradores, el castillo se levanta sobre una colina et sólo existe un camino de acceso, que por supuesto está fuertemente defendido. No parecen abundar los árboles de tamaño adecuado en estas regiones, por lo que no podremos construir las máquinas de asedio apropiadas. Algunas tropas han sido enviadas para buscar los materiales necesarios en las sierras próximas, pero su traslado será lento et penoso.

    Aun construyendo ingenios de asedio, no creo que dispongamos de víveres suficientes para mantener un cerco prolongado, et dependeríamos exclusivamente de unas rutas de abastecimiento difíciles de proteger en la vasta llanura de Al Manxa. No sabemos de cuántas tropas o provisiones disponen los leoneses, et es poco probable que sean de nuevo tan estúpidos como para abandonar la protección de unos muros et lanzarse a la batalla en campo abierto.

    Mañana llegaremos a Qusubra. Hemos pasado junto a los restos de una construcción que los guías llaman «la presa», aunque por su baja altura et longitud parece un viejo muro.

Yaqub ibn al-Hadar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.