De camino a Toledo

jinetes

31 de julio

En nuestro camino haçia Toledo hemos pasado la noche en la cabaña de un labriego que, si bien recelaba al prinçipio, se ha desfecho en atençiones cuando Leví le ha entregado tres monedas de oro. Al amanecer, cuando aún dormíamos pláçidamente, nos han despertado las grandes voces que daba al bajar corriendo por el monte. Cuando ha recuperado el aliento, nos ha disso que una grande polvareda se divisa apenas a una legua de aquí. Hemos ascendido al punto más alto del monte et hemos visto una mancha negra, inmensa, que avança por los caminos et, con el viento a favor, se oyen recitar versículos del Corám. Sin lugar a dudas, se trata del exército de Yusuf ibn Tesufin que, en lugar de marchar hacia Valençia, como todos creíamos, se dirige a Toledo.

¿Lo sabrá el rey Alfonsso? ¿Habrá reforçado las defensas de Toledo? ¿Estará él mismo en Toledo o seguirá ostigando Zaragoza?

Son muchas incógnitas para mí et en aqueste momento lo primero es buscar refugio. Ya non podemos retornar a Valençia, que se haya a varias jornadas de viaje, por lo que hemos de aligerar el paso et buscar las murallas de Conssogra.

Ur ben Ximeón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.