Cronista de campaña

scriptoriumReverendísimo Pater,

Espero encontraros bien a vos et nuestros frates a la reçeption d’questa nota en Safagún. El viaxe a Toletho non fue tan accidentado como hobiera esperado, mas las responsabilidades de mi cargo me impidieron escribiros con maior premura.

Nuestro Sennor Don Alfonsso ha insistido en instalarme çerca dél para poder ser testigo de prima mano de quanto acaesça en la Corte. Las atençiones dispendidas por los criados et la deferençia de los nobles a mi personna me son extrannas aún, et extranno mi pequenna çelda en el Monasterio. Non imaginaba la posiçión acomodada que brinda el haber açeptado la misión que Monsennor Don Pero nos encomendó.

Dispongo de un scriptorio et dos aiudantes para preparar los pergaminos et los útiles de scriptura. Ya comenzaron mis traballos como cronista auxiliar para esta campanna contra los moros. He podido llenar varias páginas que espero sirvan como prefaçio a la narraçión. Neçesito que comuniquéis al obispo que los capítulos podrán ser annadidos en quanto sean completados. Ya conoçeis su impaçiencia con aquestos menesteres, mas espero comprenda que los caminos non son seguros, et non debemos correr el riesgo de que la crónica de los fechos a punto de suçeder se pierda en la noche de los tiempos.

En respuesta a vuestro ruego de mostraros el avançe de mis traballos, procuraré enviaros algunas páginas de mostra rescatadas del implacable rascado que mis aiudantes someten a los pergaminos con textos errados. Vos teníais razón: en la Corte del Imperator Totius Hispaniae non son menos estrictos con el gasto de pergamino.

Su Emminençia Don Bernardo envía sus saludos, et me ruega os diga quanto annora la tranquila vida en el Monasterio de Safagún.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *