Crónica XXV

ataque

«Non tienes por qué venir conmigo, si non lo deseas», me ha dicho Diego, pero siento que mi destino está unido al suyo et non pienso separarme de él. La decisión de Don Rodrigo está tomada. El grueso de sus tropas se quedará en Valencia, bajo su mando, et trescientos de sus mejores caballeros, al mando de su hijo, partirán hacia Conssogra, ciudad amurallada et con una poderosa fortaleza en la que ya se están concentrando las huestes castellanas et leonesas.

Es la primera vez que me separo de Bermudo, pero el Cid ha sido tajante: «Te necesito aquí, adiestrando a mis hombres». Al despedirme de él he notado  brillo en sus ojos et  temblor en sus palabras. Me ha abrazado con fuerza,  como un padre al hijo que parte a un destino incierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.