Crónica V

mirada La fría et fina lluvia de otoño soriano empapa los negros ropajes de familiares et amigos. Los restos del viejo infanzón reposan ya en su última morada. Apenas ha caído la primera paletada de tierra,  he sentido clavarse en mí la penetrante mirada del nuevo señor. Un escalofrío ha recorrido mi cuerpo ante el gesto impasible de mi hermano.

Algo me diçe que la muerte de mi padre es el inicio de un cambio en mi vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.