Crónica I

Face un día magnífico, un remanso entre aquestos gélidos días que habemos sofrido. La tierra se encuentra húmeda et un sol radiante ilumina un cielo azul con muy pocas nubes. Las lluvias abundantes darán una gran cosecha et los campesinos no pasarán hambre ogaño. Mi padre, a pesar de su delicada salud, se halla feliz et mi hermano mayor, el primogénito, no oculta su satisfacción ni pierde ocasión de recordarme  que él será el único heredero. Presiento  que, como la vida de mi padre, el tiempo de permanecer en aquestas tierras se me agota.

puentemedieval

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.