Conssogra!!

castillo

3 de agosto

   El camino ha sido duro. La negativa de Leví a aligerar la carga de los mulos nos obligaba a llevar una marcha lenta pero, al divisar una patrulla de jinetes vestidos de negro a poco menos de una legua, Jehudá, el mayor de los fllos, no lo ha dudado un momento et, ante la desesperación de su padre, ha ocultado los fardos en el fondo de un barranco et hemos començado más a correr que a caminar, hasta que con las primeras luces del día, como si de la Ciudad Santa se tratara, han aparesçido antes nuestro oxos la fortaleça et las murallas de Conssogra.

   Hemos dexado a la siniestra los resto del antiguo circo romano et, tras pagar la tasa al recaudador de la puerta, baxando por una suave pendiente llegamos a la sinagoga. Nuestro aspecto debe ser lastimoso pues cuando nos ha visto Ibrahim ben Ezra ha llamado a su esposa para que nos traiga agua et ropa limpia et ha enviado a Shara, su filla, a avisar a Simeón ben Isa, el médico de la comunidad.

Ur ben Ximeón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.