Crónica X

camino_merida

Con las primeras luces hemos encontrado un rastro de sangre que se perdía entre la maleza. Ha sido mi primer combate et he de confesar que me siento decepcionado, pues había soñado muchas veces que mi bautizo con las armas sería en defensa de Castiella contra el infiel, non con unos ladrones desarrapados. ”Experiencias como aquesta, me ha dicho Bermudo, farán de ti un home con los pies en la tierra” Tras enjaezar los caballos nos hemos alejado rápidamente del bosque.

Crónica XXI

barcoalm

Hoy sí puedo deçir que he luchado de verdad. Cuando regresábamos a Valençia, siguiendo la línea de la playa, en Bairén, nos han atacado los almorávides desde los montes cercanos. Mientras, desde sus naves, han lanzado contra nosotros una lluvia de flechas, de forma que nos hemos encontrado  acosados por ambos lados. Cuando ya nos veíamos perdidos, Don Rodrigo ha montado a Babieca et, desafiando a la muerte que caía del cielo, nos ha arengado con tal vehemencia que hemos recuperado la fe en la victoria. Un poderoso ataque al centro de su formación ha desbaratado las tropas infieles, que han huido en desbanda abandonando un gran botín. Realmente, ha sido una masacre, pues castellanos et aragoneses, llevados de una locura colectiva, les hemos perseguido et aniquilado a placer.

Crónica XI

playa He de confesar que aún estoy impresionado. La visión de una extensión de agua tan inmensa me ha fecho contener la respiración. Non sé si han sido el buen humor et las burlas de Bermudo o la sensación de libertad al ver el mar, pero aquesta mañana me he sentido feliz, hasta que mi viejo compañero me ha indicado unas huellas en la arena: Unos veinte caballos han pasado por aquí face muy poco tiempo. ¿Serán guerreros de Murviedro? Si nos descubren estamos perdidos.

Crónica XXII

cidvalencia

Durante aquestos meses, de relativa tranquilidad, Diego et yo hemos afianzado nuestra amistad. Es un home alegre et bromista, si bien las confidencias de su padre, que comenta con él todas sus decisiones, façen que algunos días se le vea taciturno. «Piensa, Ansur, que son miles de vidas las que dependen de nosotros.  Mi padre se siente responsable de todos et cada uno de los caballeros que le siguen ciegamente.  Non sé si, llegado el día, yo seré capaz de continuar su obra».

Mientras, seguimos nuestro entrenamiento bajo las órdenes de Bermudo, un instructor duro et  intransigente.

Crónica XII

jinetes

Por primera vez desde que le conozco he visto dudar a Bermudo. Non podemos cabalgar por la playa, pues en campo abierto somos presa fácil, pero volver al bosque entraña reencontrase con los bandidos o alguna patrulla musulmana.

Non hemos tenido tiempo de pensar. A nuestra siniestra,  un grupo de jinetes con turbantes, farfullando frases inteligibles, se ha lanzado en nuestra persecución et hemos iniciado una loca carrera buscando la protección de los árboles.

Crónica XXIII

saqueo_alm

La noticia, non por esperada ha sido menos impactante. Yusuf ibn Texufin, el poderoso emir almorávide dueño de un inmenso imperio en Africa, ha vuelto a cruzar el Estrecho. Un exército formado por miles de sinhayas, beduinos et  bereberes  avanza ya hacia Córduba como una plaga de langosta. Según diçen nuestros exploradores, los guerreros van recitando por los caminos versículos del Corán et  un estruendo de tambores siembra el pánico a su paso.Son monjes guerreros que luchan con la convicción de que su muerte en combate se premia con el Paraiso.

Crónica XIII

saqueo

El encuentro ha sido providencial et yo he quedado fascinado. Diez o doce caballeros, cubiertos con sus cotas de malla, protegidos con el escudo et lanza en ristre, se han lanzado contra nuestros perseguidores. Una mirada ha sido suficiente para  entendernos et volver sobre nuestros pasos.  

El combate ha sido breve et agora sí puedo decir que he luchado como un auténtico caballero, pero detecto cierta desconfianza en nuestros salvadores, que nos han despojado de las armas et nos conducen a su campamento.

Crónica XXIV

comida

El Cid non ha probado bocado. Alrededor de la mesa, sus homes de confianza debaten acaloradamente mientras él guarda silencio. Yo me siento un intruso entre guerreros tan veteranos, pero Diego ha insistido en que le acompañe. 

Aquesta mañana, un emisario del rey Alfonso ha traído su petición de ayuda para defender Toledo, pues las tropas almorávides están llegando al Guadiana et teme que traten de conquistar la ciudad. La mayoría de los caballeros se niegan a enviar tal auxilio, en primer lugar porque el rey non lo merece et en segundo porque sería dexar desprotegido el señorío  de Valencia, que tanto esfuerzo ha costado conseguir.

Crónica XIV

tropa

Las burlas me resultan irritantes. Al parescer non toman en serio las pretensiones de un joven et un mutilado de unirse a la tropa. Creo que habremos de ganarnos ese honor. Nos han dado un trozo de carne asada, un mendrugo et vino aguado, et el consejo de que regresemos a nuestra casa. «¡Vengo a ganarme el derecho a tener mis tierras!», ha sido mi respuesta, con un vozarrón que non sé de dónde me ha salido, pero que ha sorprendido a escuderos et caballeros que nos acompañan.

Crónica XXV

ataque

«Non tienes por qué venir conmigo, si non lo deseas», me ha dicho Diego, pero siento que mi destino está unido al suyo et non pienso separarme de él. La decisión de Don Rodrigo está tomada. El grueso de sus tropas se quedará en Valencia, bajo su mando, et trescientos de sus mejores caballeros, al mando de su hijo, partirán hacia Conssogra, ciudad amurallada et con una poderosa fortaleza en la que ya se están concentrando las huestes castellanas et leonesas.

Es la primera vez que me separo de Bermudo, pero el Cid ha sido tajante: «Te necesito aquí, adiestrando a mis hombres». Al despedirme de él he notado  brillo en sus ojos et  temblor en sus palabras. Me ha abrazado con fuerza,  como un padre al hijo que parte a un destino incierto.