Se inicia el saqueo

9 de agosto

  La ciudad ya no es segura para nadie. A los çientos de campesinos que se han refugiado entre sus muros hay que sumar las huestes que llegan cada día. Cada noble viene acompañado de sus vasallos. Condes, infançones, caballeros, escuderos et criados pululan por toda la población et non son raras las peleas entre ellos nin sus agresiones a los indefensos consaburenses.

  El sábado, en la sinagoga, el rabí nos recomendó non salir a las calles et esconder agua, alimentos, joyas et bienes de valor en los túneles, pues son muchos los soldados de fortuna que roban et fieren a quienes no les entregan de grado lo que les demandansaqueo

Ur ben Ximeón

 

 

 

 

La llegada del Rey

llegadarey

10 de agosto

Las tropas castellano-leonesas se han distribuido en dos grupos. En la Ciudad se ven todavía algunos caballeros, pero la mayoría son gente de a pié, con armento muy ligero et mal vestidos. Con la llegada del rey, acompañado de su ome de confiança, García Ordóñez, conde de Nájera, y de Pero Ansúrez, García Ximénez, don Bernardo, Arçobispo de Toledo et muchos vasallos acompannados de sus mesnadas, la mayor parte de las tropas se han traslado al castillo.

Shara me ha conduçido por todas las calles en busca de mi salvador, Diego Rodríguez, para agradecerle su ayuda, pero ha sido inútil. Lo único que hemos sabido de él es que ha tenido un fuerte enfrentamiento con algún noble del séquito del rey, pero nada más.

Entretanto, ya comienzan a verse algunas patrullas almorávides a lo lejos.

 

Ur ben Ximeón

 

Llegan los almorávides

almoravidesconsuegra11 de agosto

  De madrugada me ha despertado un griterío que se extiende por toda la poblaçión. Al salir a la calle he visto cómo las gentes corren de un lado para otro, se empujan, discuten…

  Desde una torre de la puerta próxima al río me ha impresionado una inmensa mancha negra de más de una legua de ancha et otra de larga: son las jaimas del exército almorávide ¡Ya están aquí!

  Junto a Jehudá, su mujer et Shara, he acudido a la sinagoga et pedido a Yahvé que nos proteja. Joshua, el orfebre, se ha quejado entre sollozos de que este pueblo, elegido por Dios, ha de estar siempre envuelto en las guerras de otros, perseguido por todos et en perpétuo desasosiego. El rabí nos ha fablado de las pruebas que hemos de sofrir et de no sé que cosas más. Al regresar a la casa hemos començado a trasladar a la cueva agua et alimentos et algunos muebles et los dos libros de la familia.

Ur ben Ximeón

Cercados

cuestaalmoravides12 de agosto

 Anoche vino a verme Leví, mi antiguo compannero de viaje. Él et sus tres fillos habían deçidido abandonar Conssogra et fugir haçia Toledo. Su plan consistía en subir al cerro, dexar el castiello at siniestra, ir a guarecerse al bosquecillo que llaman Estanques Romanos et permaneçer allí escondidos hasta ver en qué concluye aquesta situación.

Descendíamos ya a la luz de la luna por el cerrillo siguiente al de la fortaleça cuando vi en el çielo cómo unas estrellas se movían de un lado a otro. «Mal presagio» pensé, et de pronto, unas sombras negras calleron sobre nosotros. El brillo de las espadas et los gritos atenaçaron mis músculos et caí rodando por un terraplén.

He despertado en un pedregal. Mi caida de anoche por el desnivel me libró de la patrulla almorávide, pero ¿qué habrá sido de los demás?

  Al levantar la vista, un impresionante espactáculo ha apareçido ante mis oxos:miles de jaimas se extienden desde los Estanques Romanos haçia Conssogra. La almofalla ha cresçido tanto que el campo paresce vestido de negro.

Ur ben Ximeón

Yusuf ibn Texufin desembarca en Algeçiras

barcomoro

25 de julio

Los temores de Mío Çid se han confirmado. Hasta Valençia han llegado noticias de que Yusuf ibn Texufin ha cruzado por cuarta vez el Estrecho, dispuesto a facerse cargo personalmente del mando de las tropas.

Al parescer, la notiçia de la derrota de su sobrino ante el Campeador en Bairén, unido a que Marruecos permaneçe tranquilo, llevando sus gentes una vida religiosa et ordenada bajo el poder almorávide, han fecho que el emir tome la determinación de poner fin a la precaria situación que el Islam sufre en Al-Andalus.

Un exército formado por bereberes africanos, sinhayas et beduinos saharianos lleva varios días desembarcando en Algeçiras. Según me han contado unos comerciantes recién llegados de Málaca, dixen que nunca habíanse visto tropas tan numerosas et los andalusíes, que las habían rescibido con júbilo, hállanse ya temerosos pues han sido muchos los muertos o encarçelados por no llevar una vida acorde a los preceptos del Corán.

Mientras el Çid se apresta para la defensa, yo he deçidido unirme a estos comerciantes amigos míos et marcharme a Toledo, pues aquí es peligroso quedarse.

Ur ben Ximeón

Aliança de Don Pero I de Aragón et El Çid

 8 de julio.

   Tras la conquista de Valençia Don Rodrigo Díaz de Vivar ha conseguido organizar la çiudad et asegurar su defensa. Hasta el momento, las amenaças de las tropas almorávides que quedaron en Al Andalus tras su tercera llegada a la Península han sido escasas, mas agora nos llegan noticias de que el general Muhammad ibnTexufin, sobrino del emir Yufuf ibn Texufin, está organizando un gran exército. 

   Fuentes de confiança nos han informado que El Çid ha enviado emisarios al rey Don Pero I de Aragón solicitándole ayuda, de acuerdo al pacto que amos firmaron façe ya tres annos.

Ur ben Ximeón

comitiva

Preparativos para la defensa

barcoalm

14 de julio.

La llegada de refuerços al mando de Don Pero I de Aragón ha sido rescibida con grand alegría por las huestes de Don Rodrigo. Unidos los dos exércitos han recorrido la costa desde Xátiva hasta Peña Cadiella apoderándose de todos los víveres que han encontrado, como botín de guerra.

De regreso a Valençia, el general Muhammad ibn Texufin les ha salido al encuetro en Bairén. El paso entre los montes et la costa es muy estrecho et desde sus naves los musulmanes lançan miles de flechas et saetas con arcos et ballestas sobre los cristianos, lo que está façiendo que cunda el desánimo entre sus filas.

Viendo en los oxos de sus omes la derrota, Mío Çid ha montado a Babieca et les ha arengado con tal elocuençia, que presto ha vuelto a la hueste cristiana la seguridad en la victoria.

Ur ben Ximeón

Batalla de Bairén

16

20 de julio.

  Haçia el mediodía, el exército del Campeador ha efectuado una terrible carga contra las tropas almorávides. La fuerça, el poder et violençia del ataque ha destroçado al enemigo, que non hubo más opción que fugir. Grandes han sido las bajas de los musulmanes en la batalla, pero muchas más en su fuga, pues las huestes de Don Rodrigo et  Don Pero les han perseguido espada en mano en una orgía de sangre et de  muerte.

  El botín obtenido ha sido inmenso, ya que en su desesperaçión por salvar la vida los derrotados han dexado atrás  tiendas, caballos, mulas, provisiones, armas et gran cantidad de oro et plata.

  La alegría reina en el campamento de Mío Çid, quien, a pesar de la victoria se muestra taçiturno. Al preguntarle qué le preocupa, nos ha repondido: «Hoy hemos vençido, pero mannana vendrán más, et luego más, et más… ¿Hasta cuándo podremos  aniquilar los exércitos que manden contra nosotros?

  Mucho me temo que la notiçia de esta derrota faga que Yusuf ibn Texufin regrese a la Península con millares de monjes guerreros, bien pertrechados et dispuestos a arrasar cuanto hallen a su paso».

Ur ben Ximeón