Camino de Sevilla (2)

reyestaifas    Rachid ha continuado contándome la historia de Al Ándalus. Tras la muerte de Al Mansur, una serie de rebeliones et guerras civiles recorrieron el califato. Las miserias humanas cambiaron unidad por división en pequeños reinos de taifas et los musulmanes deshonraron a Dios luchando entre ellos. Pagaron tributos a los reyezuelos rumíes en vez de plantarles cara, con tal de asegurarse el trono. Ignoraban que estaban cavando su propia tumba, pues su oro servía para armar las huestes que les amenazaban. Vivían en la abundancia et el lujo a costa de empeñar el futuro de sus hijos.

    No entiendo dónde reside el origen del mal en esta tierra. Sus campos son fértiles, sus guerreros valientes, sus eruditos sabios et sus poetas componen hermosos versos. Si los gobernantes engendrados por Al-Ándalus tuvieran la mitad de cualidades que el más humilde de sus vasallos, la prosperidad et riqueza de sus pueblos no tendrían parangón. Estoy seguro de que, siendo gentes nobles et esforzadas, aprenderán de sus errores et acabarán por dejar atrás esta maldición.

Yaqub ibn al-Hadar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.