Camino de Mérida

Al Ándalus en 1097. Yaqub marcha hacia Mérida atravesando la antigua Taifa de Badajoz.    Atravesamos las tierras de lo que fue la Taifa de Batalyaws siguiendo la antigua vía Rumí de Emérita Augusta, o lo que queda de ella. La mayor parte no es más que tierra aplastada, pero en algunos puntos aún queda parte del suelo enlosado. Contemplar obras que han permanecido durante tantos siglos, fruto de un gran Imperio que doblegó el mundo, me face reflexionar sobre si nuestra obra correrá la misma suerte.

    El Imperio de Al-Murabitun se extiende al sur hasta las tierras de Sanghana, donde la piel de los hommes es del color de nuestras ropas, hasta la mitad de Al Ándalus al norte, et sigue el recorrido del Sol desde Aljazair en Levante, bordeando el Sáhara, hasta el océano en poniente. Falta tiempo aún para que podamos igualarnos con Roma, pero la gloria de Roma duró mil annos mientras que nuestra estoria comenzó hace apenas cincuenta.

    La desgracia de Roma vino por la inestabilidad religiosa et las luchas por el poder et el lujo. Nuestra fuerza reside precisamente en la unión bajo la bandera de la fe, así que no tenemos el problema de la inestabilidad. Por otro lado, nuestro emir no tiene más lujos ni riquezas que cualquier soldado, por lo que no hay peligro de que el ansia de riquezas nuble el entendimiento de un general con prestigio.

Yaqub ibn al-Hadar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.